Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

12 de julio de 2017

La famosa educación privada estadounidense



El problema de dejar en manos de la iniciativa privada los sectores clave para una sociedad, es que todo se puede comprar si por supuesto se tiene el dinero suficiente.

Así acabamos de descubrir que la enseñanza privada estadounidense ha obrado un milagro digno de una canonización católica. Porque que Froilán el borbón, un individuo que mantiene esa larga casta de reyezuelos poco dotados intelectualmente y que tuvo que repetir 3 veces consecutivas 2º de la ESO, el equivalente al último curso de primaria para los que somos ya talluditos haya conseguido aprobar en tan sólo dos años ese curso, con los otros dos que le faltaban para terminar la famosa Enseñanza Secundaria Obligatoria y, que de paso y como quien no quiere la cosa, haya también aprobado de una tacada los dos cursos del actual Bachillerato ¡y todo ello en inglés! parece una proeza únicamente digna de un superdotado.

Aunque todo tiene una explicación mucho más prosaica, pero también más terrible: cuando se ponen encima de la mesa los miles de dólares necesarios hasta el más zoquete de los borbones acaba teniendo un título "académico".


No hay comentarios:

Publicar un comentario