Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de enero de 2017

Los mitos judeocristianos, un plagio en toda regla y sin pagar derechos de autor



Miles de millones de cristianos creen supuestamente que la Humanidad se originó en un prístino Jardín del Edén gracias a la intercesión de una zarza ardiente. Y lo más llamativo del caso es que este mito, como casi todos los bíblicos es una simple y adulterada copia de otras fábulas mucho más antiguas.

Así en el celebérrimo Poema de Gilgamesh cifrado alrededor de mediados del segundo milenio antes de la Era Común, es decir unos más que llamativos mil quinientos o dos mil años antes de la escritura de la más que famoso Génesis judío, un personaje llamado Utnapishtim vivía en un vergel donde confluían cuatro ríos y que se encontraba repleto de árboles frutales de todo tipo y en donde no existía la muerte ¿les suena de algo?

Pues bien este Utnapishtim acabó en el paraíso después que los dioses mesopotámicos decidieran un día acabar con la raza humana con una inmensa inundación ¡menuda fijación de las diversas divinidades por extinguir a nuestra especie! muy seguramente porque sabrían por adelantado el tipo de terrible cáncer ecológico en el que nos convertiríamos en unos cuantos milenios, capaces de arrasar con toda la biodiversidad terráquea. Pero sin embargo el dios Enki parece ser que tuvo piedad de esta tan particular humanidad ¡menuda metedura de pata! e indicó a Utnapishtim que destruyera su casa, construyera un barco y subiera a este todas las especies vivientes conocidas, es decir que el famoso cuento de Noé es más que otro chapucero plagio. Así después de que una tempestad asolara la Tierra, Utnapishtim soltó primero una paloma que volvió indicando que no había encontrado tierra. Después soltó una golondrina que también volvería con el mismo resultado. Pero finalmente liberó un cuervo que no volvió, indicándole que las aguas habían bajado lo suficiente para que el pájaro encontrara un lugar donde posarse. 

Y luego este tan particular mito fue copiado impunemente por unos pobres judíos ¡sin pagar ningún tipo de derechos de autor! y en la actualidad alrededor de mil millones de personas escogidas entre los más simples miembros de nuestra más que ignorante humanidad creen en esta nueva versión de lo que únicamente es un conjunto de cuentos chinos, rescoldos apagados de una civilización que lleva eones desaparecida.

4 comentarios:

  1. Los escribas hebreos no sólo copiaron de los antiguos mitos mesopotámicos, también copiaron de la historia de otras culturas. Por ejemplo, la historia de Moisés y el Éxodo es la "adaptación" de un suceso histórico ocurrido en Egipto y conocido como la "expulsión de los Hicsos". Aunque los Hicsos fueran de origen asiático como los antepasados de los judíos, los diferentes estudios históricos demuestran que no tuvieron nada que ver con ellos. Pero aún así, los hebreos se identificaron a sí mismos como los antiguos gobernantes asiáticos de Egipto porque sí, y re-elaboraron a su conveniencia la crónica de su expulsión y la integraron en su imaginaria historia. También, el relato de las conquistas del rey David es un plagio de las conquistas militares del faraón Thutmosis III, el mayor conquistador de la antigüedad; es más, incluso el relato del combate entre David y Goliat es otro plagio del capítulo de un conocido relato egipcio, la "historia de Sinuhé" (no confundir con la novela contemporánea "Sinuhé el egipcio" de Mika Waltari). Por lo tanto, el vasto imperio del rey David que describe la Biblia fue real, pero no fue de David sino de Thutmosis III. Y así podríamos seguir con todos los episodios "históricos" de la Biblia.

    ResponderEliminar
  2. La religión cristiana siempre ha sido muy proclive a sustituir historias y festividades tradicionales por las suyas.Es la mejor manera de borrar creencias antiguas. Todo con tal de conseguir el poder de controlara las personas. Imagino que el resto de religiones deben hacer lo mismo, aunque lo desconozco.

    ResponderEliminar
  3. Algo mas importante a tomar en consideración. Aun si el evento del diluvio fue ''un plagio'' es el hecho de que el diluvio no solo es mencionado en los cuatro escritos sumerios, si no tambien en escritos como:
    La Tablilla de Nippur

    La Tabilla de Nínive

    El Fragmento Hilprecht

    El Enuma ilu awilum

    El Prisma de barro
    Lo cual lo hace posible de que en realidad ocurrió. Y lo que tu llamas Plagio mas bien lo considero como que cada cultura contó el evento a su manera. Bazar un hecho en un evento previo no lo convierte en un plagio, si no en un hecho similar.

    ResponderEliminar
  4. ramiro

    Vayamos por partes. Si una cultura de hace 2000 años presencia una inundación más o menos grande y la incorpora a sus mitos como un diluvio, que no fue ni universal ni provocada por los dioses es una cosa. Si luego 1000 años después, otra cultura distinta toma ese mito, lo modifica y lo reescribe a su gusto para hacerlo encajar en sus propios mitos y convertirse ellos en protagonistas de algo que no han visto es un plagio en toda regla.

    ResponderEliminar