Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

6 de enero de 2017

En algunos países recoger castañas silvestres será considerado un delito medioambiental tan grave como quemar un bosque centenario



Diversos países occidentales, en donde el ecologismo radical ha calado más profundamente en la sociedad, han decidido dar un polémico paso en la protección integral de la Naturaleza y van a incluir próximamente en su legislación un agravamiento de las infracciones medioambientales, equiparando comportamientos  que hasta ahora no se consideraban falta alguna con las penas aplicadas a los peores delitos medioambientales. Ante el cariz absolutamente desproporcionado que ha tomado esta profunda reforma legal, multitud de asociaciones civiles (algunas de ellas de marcado carácter ecologista) y diversos sectores del mundo del Derecho de los países afectados han mostrado su más enérgico rechazo ante lo que consideran un disparate legislativo.

Se acaba de conocer que desde hace meses se llevan reuniendo en secreto representantes de  las asociaciones ecologistas más radicales junto con algunos jueces, magistrados y políticos comprometidos con la defensa del medio ambiente provenientes de diversas naciones que hasta la fecha poseen la legislaciones medioambientales más restrictivas, como son los países nórdicos (Islandia, Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca), Nueva Zelanda, Holanda, Suiza y Costa Rica con el fin de coordinar un más que importante endurecimiento penal de los atentados contra la Naturaleza. 

El documento filtrado hoy mismo por Wikileaks, y conseguido gracias a la colaboración de diversos hackers, no deja lugar a dudas: las intensivas reuniones han dado su fruto y los países intervinientes han firmado un acuerdo conjunto para incluir de manera inmediata y de forma excepcional en las respectivas legislaciones nacionales nuevos delitos medioambientales, que serán penados con el mayor rigor. En los archivos filtrados se destaca que esta excepcionalidad y premura, saltándose la tramitación parlamentaria normal de una democracia y aprobando la nuevas leyes vía decreto ley de emergencia, es absolutamente necesaria debido a la situación límite que está llegando la degradación de la Naturaleza según indican todos los científicos y expertos en ecología, destrucción del medio ambiente que hace necesaria una toma de decisiones drásticas.

El acuerdo obligará a preservar de la manera más exhaustiva y exclusiva los espacios y parques naturales de cada miembro firmante y a castigar de la manera más severa a aquellos que produzcan cualquier tipo de daño medioambiental, independientemente de la gravedad del mismo. Así entonces  a partir de ahora se consideraran delitos ecológicos igualmente punibles el cometido por un individuo que tale un roble o una encina con el de aquel excursionista que durante su paseo por un bosque pise accidental o intencionadamente una bellota, puesto que la destrucción de ese fruto implica necesariamente la pérdida de un futuro árbol que podría llegar con el tiempo a centenario alcanzado varias decenas de metros de altura. Es más, a aquellos excursionistas que en su trayecto campestre hayan recogido varias docenas de castañas para su posterior consumo se les aplicará todo el peso de la ley y sus penas de prisión se igualarán a las de aquellos pirómanos que hayan incendiado un bosque, ya que es evidente que la germinación de varias docenas de bellotas puede terminar conformado una floresta de las que estamos tan necesitados. 

Esta tan curiosa y restrictiva equiparación de supuestos tan dispares, en los que se iguala la destrucción de árboles o bosques centenarios con la simple recogida de frutos del bosque ha levantado la polémica en los medios de comunicación de los países afectados, generando una fuerte oposición no sólo entre los más diversos colectivos ciudadanos, sino también entre muchos amantes de la naturaleza y hasta de asociaciones conservacionistas y de grupos de ecologistas moderados. Además diversas asociaciones de jueces y fiscales, así como los colegios de abogados de estos países han mostrado su malestar y oposición ante esta futuras legislaciones tan represoras a la vez que imperfectas desde el punto de vista legal, en donde se iguala erróneamente un bien perfectamente delimitado como es el de un árbol centenario, un bosque primigenio o una selva inexplorada con lo que únicamente es una más que remota posibilidad biológica, ya que desde el punto de vista botánico es bien sabido que en la Naturaleza la gran mayoría de las semillas nunca acaban produciendo un árbol de gran porte. Sin embargo, de la lectura de los documentos filtrados se deduce que los firmantes del acuerdo son inflexibles y consideran que la Naturaleza es un todo que hay que proteger desde el mismo momento en el que la vida salvaje inicia su andadura.

A estas alturas muchos lectores estarán perplejos ante tamaño despropósito judicial además de social ¿cómo puede un gobierno legislar de esta manera tan burda? ¿cómo pueden unos jueces aplicar esta legislación tan evidentemente chapucera y contraria a cualquier noción de proporcionalidad y Derecho? Pues bien, para tranquilidad de todos esta noticia es totalmente ficticia puesto que la he inventado yo mismo. Sin embargo, muy desgraciadamente este supuesto caso es totalmente cierto con la única sustitución de un par de conceptos. En el mundo actual hay docenas de naciones que equiparan los derechos de un simple zigoto o unas cuantas células embrionarias indiferenciadas con la vida de un ciudadano adulto



de tal manera que en esos países las personas que destruyen una mórula o una blástula interrumpiendo por tanto un embarazo se las considera social y legalmente criminales. Así en estos piadosos países tanto cristianos, musulmanes o de otras religiones la mujer que aborta puede acabar entre rejas por haber "asesinado" a su hijo nonato. Y por supuesto los médicos implicados como pueden haber practicado docenas, cientos o miles de interrupciones de embarazos pueden ser calificados directamente como genocidas tal y como acaba de afirmar con total rotundidad el ya más que tristemente famoso obispo de Vic.



Porque este es el gran problema de las religiones, es que al estar aferradas al dogmatismo inexcusable de los dictados de unos dioses crueles y de sus profetas más que ignorantes son capaces de los mayores sinsentidos.

5 comentarios:

  1. Tardé muchísimo tiempo en entender dónde estaba el quid de la cuestión, me preguntaba por qué la iglesia cierra los ojos ante guerras, hambrunas y todo tipo de aberraciones pero se rasga las vestiduras ante algo tan inocuo como esto, tratando, además, de convencer que un embrión y un ser humano pueden equipararse desde el punto de vista legal y ético.

    Ahora ya lo sé: el gran problema consiste en que nosotras tenemos la llave, que está en nuestras manos decidir, y eso para la machista y misógina iglesia es de todo punto intolerable. Debería buscarse la forma de implantar úteros artificiales en los hombres y permitirles embarazarse (avances tan impensables o más que este ha conseguido la ciencia). Este panorama de ciencia ficción puede ayudar a entender de qué va la cosa, porque en cuento los varones pudisen embarazarse, el asunto daría un vuelco. Hasta ahora son los guardianes de la vida y la muerte (no todos, claro, pero solo ellos), y si han podido utilizar metralletas, bombas y hasta armamento nuclear para aniquilar cantidades enormes de personas, imaginaos lo que harían con un simle embrión. Es que ni siquiera se molestarían en planteárselo, contando, por supuesto, con el beneplácito de todos incluida la iglesia. Si lo hacen ellos, nada que objetar.

    ResponderEliminar
  2. Molina de Tirso

    Todas las religiones son en el fondo mecanismos de control social, lo importante no es que permiten o prohiben sino lo que implican esos dogmas desde el punto de vista político-social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, de control social a las féminas. Impensable que podamos decidir nosotras quien nace y quien no.

      Eliminar
  3. Es que si abortaren, habrá menos niños para follar.

    ResponderEliminar
  4. Espero que estos 'paladines de la moral' se sientan asesinos cuando aplasten una hormiga o arranquen una planta. ¿Son células juntas al fin y al cabo no? ¡Menudos genocidas los que siegan el campo!

    ResponderEliminar