Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Cargando...
Se ha producido un error en este gadget.

26 de diciembre de 2016

¿Para cuando una nueva desamortización de los bienes de la Iglesia?



Nuevamente a día de hoy la iglesia católica vuelve a ser la principal tenedora de bienes en esta más que castigada España y por tanto, como un cáncer que se extiende, esta supuesta asociación espiritual acapara sin mesura ninguna tierras, edificios y demás propiedades. 

Durante siglos la iglesia católica ha ido acumulando infinidad de propiedades y los escasos gobernantes con un mínimo de visión de futuro han intentado que esta parasitaria agrupación no acabara siendo dueña de todo el país. Y a diferencia de la propaganda clerical, que acusaba de ateos cuando no directamente de seguidores del Maligno a esos lúcidos gobernantes patrios, los intentos de controlar al cáncer eclesiástico han sido de lo más variado. 

Así desde el ya lejanísimo siglo XVIII, cuando durante el reinado de Carlos IV se produjo la llamada "Desamortización de Godoy" es decir la expropiación de los bienes de la Compañía de Jesús y otras órdenes que en total venían a ser alrededor de una sexta parte de los bienes eclesiásticos del momento.

A partir de ahí los intentos más o menos efectivos se sucedieron durante toda la primera mitad del siglo XIX por parte de los gobernantes ilustrados, sin embargo más de siglo y medio de nuevo acaparamiento de bienes por parte de la Iglesia Católica nos han devuelto casi a la situación de partida: los seguidores del nazareno demente vuelven a poseer compulsivamente todo tipo de propiedades a lo largo y ancho del país, propiedades que para mayor escarnio no sólo están exentas de pago de impuestos, sino que además en el colmo del parasitismo más extremo cuando estas iglesias, conventos o edificios religiosos necesitan reparaciones su reforma no es pagada directamente por esa multimillonaria iglesia sino que es el erario público con los impuestos de todos los ciudadanos se hace cargo de los gastos de la manera más incomprensible.

Así que quizás ya sea hora de que el estado se haga cargo de unas propiedades que de hecho lleva siglos manteniendo para uso y disfrute de esa secta de parásitos en que se ha convertido la iglesia católica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada